El equipo quirúrgico del Dr. Millán es especialista en resolver patologías complejas en cirugía invasiva (laparotomías), que requieren ingreso hospitalario por su vía de abordaje y complejidad.

La técnica de cirugía por laparoscopia permite operar mediante pequeñas incisiones, sin abrir al paciente. Para realizar la operación de laparosopia, primero se infla el abdomen de la mujer con gas de dióxido de carbono. Después, se realizan pequeñas incisiones en la piel a través de las que se pasa un pequeño tubo. En este tubo se encuentran diversos instrumentos, desde cámara que permite ver en una pantalla el interior e instrumental para hacer la operación. Esto permite realizar la operación a través de la pantalla y poder observar en tiempo real.

La cirugía con operación de laparoscopia para retirar un quiste del ovario se realiza bajo anestesia general. La paciente debe permanecer ingresada alrededor de 2-5 horas después de la operación de quiste de ovario para recuperarse y una convalecencia de 2 semanas.

LAPAROTOMÍA

En algunas ocasiones la cirugía laparoscópica es insuficiente para eliminar el quiste del ovario. En estos casos existe posibilidad de que el cirujano tenga que extirpar un ovario.

La laparotomía u operación de quiste ovario se produce tras una laparoscopia exploratoria. En lugar de las 2 pequeñas incisiones, el cirujano debe realizar una abertura de aproximadamente 1-2 cm por el cual el médico procede a extirpar el quiste (o el ovario, si es necesario). Este tipo de cirugía requiere puntos de sutura o grapas para cerrar la incisión. La convalecencia de una laparotomía tiene una duración de 6 a 8 semanas.

Tras curar la incisión, no queda señal de ningún tipo, ya que la oculta el vello púbico.

CUIDADOS TRAS UNA CIRUGÍA DE OVARIO

Los cuidados que ha de seguir una paciente operada de quiste en el ovario en los días siguientes se centran en observar los síntomas e informar al médico de cualquier alteración inusual que pueda indicar complicaciones (infecciones, flebitis, etc.).

Entre estos síntomas se incluyen: fiebre, dolores abdominales, hematomas en la pared abdominal, endurecimiento de la pantorrilla.

Los cuidados que ha de seguir una paciente operada por laparoscopia en los días siguientes se centran en especialmente no quedarse en la cama y caminar para reducir el riesgo de sufrir una flebitis y poder reanudar gradualmente las actividades normales, de deporte y de ocio.

La recuperación es posible una semana después de laparoscopia. En caso de la laparotomía, se debe reposar durante 2-3 semanas antes de nadar o caminar de 30 a 60 minutos. Los deportes intensos han de evitarse durante al menos 6 semanas.