La histeroscopia diagnóstica es una exploración rutinaria del interior del útero que se realiza sin anestesia ni preparación adicional. Se introduce una pequeña óptica de 3 a 4 milímetros de calibre a través de la vagina y del cuello uterino. Suele ser una revisión rápida de un par de minutos. Esta exploración permite obtener información fiable que no es fácilmente obtenible por otras exploraciones externas como el examen físico, la ecografía o la radiología.

HISTEROSCOPIA DIAGNÓSTICA

Mediante esta técnica se asegura un diagnóstico eficaz gracias a una gran calidad y fiabilidad en la interpretación de las imágenes. Las complicaciones son mínimas.

La histeroscopia diagnóstica se recomienda a mujeres con alteraciones en su periodo, ya sea por abundancia o por manchar entre periodos y para mujeres con problemas de esterilidad o infertilidad. También podemos recurrir a las histeroscopia diagnóstica cuando otros exámenes como la citología, la biopsia de endometrio o la ecografía ginecológica indican una patología en esa localización.

La histeroscopia diagnóstica:

  • Pólipos.
  • Miomas o fibromas intrauterinos.
  • Malformaciones uterinas, como el útero septo o tabicado.
  • Hipertrofia o crecimiento exagerado del endometrio, causante de menstruaciones excesivas

Normalmente la histeroscopia se programa hacia el 20º día desde el comienzo de la regla, en la segunda mitad del ciclo.

Después de la prueba sólo se perciben leves molestias, como los de un dolor menstrual ligero. Conviene quedarse estirada al menos 5 minutos para relajar la musculación.